Maternidad en tiempos de feminismo

Maternidad en tiempos de feminismo

Hoy en día, puede ser probable que sea más fácil educar a nuestras hijas que a nuestros hijos. Las niñas ahora tenemos la posibilidad de soñar más alto, de ser lo que queramos ser, astronautas, mamás, jugar con pelotas, con muñecas, tomar clases de karate o de ballet. Pero el mundo de los niños se ha quedado estancado en un limbo, entre los desaires cuando tienen intereses “femeninos” y la ruda energía de los viejos estereotipos “machistas” que siguen casando a nuestra sociedad.

Soy una mamá que no lo sabe todo, voy aprendiendo día a día con cada calamidad, cual es la mejor manera de educar a mi hijo. Pero también soy mujer, también crecí en la sombra del famoso “es que él hombre y tú eres mujer” y debo decir que hasta la fecha no entiendo por que los hombres tienen más derechos que las mujeres, porque ellos ganan más, o consiguen los mejores puestos y más rápido que nosotras. Pero también es cierto que las mujeres, como movimiento, vamos pisando fuerte, no hay quién nos detenga, quién nos diga que no podemos y todo esto está bien, el problema es cuando nos llevamos de corbata a nuestros pequeños hijos.

La semana pasada una niña, más grande que mi hijo, le pegó en la guardería solo porque no le gusto la chamarra que llevaba puesta. Lamentablemente, no es la primera vez que ocurre un incidente así, a mi hijo lo han mordido, rasguñado, empujado y no importa que tan furiosa me ponga, siempre le digo a mi pequeño explorador que “a las mujeres no se les toca ni con el pétalo de una rosa”, pero hoy ya me cansé.

Hoy por primera vez, sentí una gran culpa que me invadió desde lo más profundo de mis entrañas, hasta quitarme el aire mientras pensaba en lo sucedido.

Nosotras, mamás, somos culpables de la desigualdad por la que empiezan a caminar nuestros hijos. Al decirles a los niños que no les peguen a las mujeres, las estamos convirtiendo en victimas automáticas mucho antes de que lleguen a la vida de nuestros hijos. No estoy diciendo que está bien pegarle a una mujer, estoy diciendo que no esta bien pegarle a un ser humano, sin importar su género, tendencia, color de piel, habilidades, etc.

¿No creen que viviríamos en un lugar más amable si educáramos a nuestros hijos bajo conceptos reales de igualdad? Educar a nuestras hijas con aspiraciones grandes, con sueños altos; pero también a nuestros hijos. No descuidemos sus sueños, ellos también quieren ser astronautas, quieren ser papás, maestros, nuestros hijos también quieren cambiar al mundo.

Verán, esta teoría me ha dado vueltas en la cabeza desde hace un tiempo, ¿Qué pasaría si educo a mi hijo con la única regla universal de “trata a los demás como quieres que te traten”? y mejor aún, ¿Qué tal si mi marido y yo lo reforzamos con nuestro ejemplo? Enseñarle que está bien que mamá trabaje, por que eso la hace feliz, o que, si a su papá le guste cocinar, eso no lo hace menos hombre. Que los deberes de la casa le corresponden a todos los que viven ahí, papá, mamá e hijos y que todos deben de poner su granito de arena si quieren vivir en un lugar agradable. Que no por ser hombre o mujer las cosas se vienen fácil, si quieres lograr algo, entonces tienes que luchar con uñas y dientes para obtenerlo. Que tal que les enseñamos que, si alguien te ofende, o hace algo que te hace sentir incomodo o incomoda, es tu derecho y obligación alzar la voz. Qué tal si la próxima vez que mi hijo no pueda hacer algo, me pongo a su nivel y viéndolo a los ojos le enseño que está bien llorar, está bien necesitar ayuda.

A nuestras hijas las enseñamos a ser humanas, con todo y el abanico emocional que esto conlleva, pero a nuestros hijos los educamos para comportarse como robots.

Me encantaría deshacerme de el “club de Toby”, invitar a mis hijos a que jueguen a las muñecas con sus amigas, a mis hijas a que reten a sus vecinos a una cascarita de fut en el jardín. Me fascinaría que en unos años estos temas ya no sean relevantes porque al fin podemos decir que vivimos en una sociedad en donde la igualdad es la espina dorsal de todos los hogares.

“El logro de la igualdad de género requiere la participación de mujeres y hombres, niños y niñas. Es responsabilidad de todos.” -Ban Ki-moon

Anuncios

Un comentario sobre “Maternidad en tiempos de feminismo

  1. Totalmente de acuerdo Guera. Cuanta cosas hubieran sido diferentes en nuestra educación, si nos hubieran educado con más igualdad. Estoy que trino de rabia 😤 por mi niño! 😰🤬

    Escribes increíble mamá calamidades síguenos deleitando con tus aventuras! Los amo familia cachetes! 💞

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s