Ser mujer en un mundo monolingüe

¡Ya se! Me la paso hablando de los obstáculos que he tenido que vencer al formar una familia en un país extranjero, de las calamidades de ser mamá y de lo interesante del matrimonio.

Pero no he hablado de lo difícil de tener emociones duales en un mundo monolingüe y es que yo siento de dos maneras, hablo en dos idiomas, sueño en mas de una forma. Me río, me preocupo, lloro en dos idiomas.

Vivo dos realidades simultáneas pero al mismo tiempo tan alejadas una de otra. Entonces nunca soy una, siempre soy dos. Soy una que habla con el idioma de la cabeza, que lucha, que sigue, que no se detiene; soy aquella que abraza la incertidumbre que derriba barreras, que cruza fronteras; pero también soy la del miedo, la de la inseguridad, soy otra que prefiere el frío porque supone quedarse en casa, soy la otra que se para en la noche a revisar puertas y ventanas para que no entre el miedo ni la soledad. Siempre dos, siempre juntas, pero nunca la misma; pues este mundo no sabe de facetas, no sabe más que lo que es y lo que se ve.

En este mundo tan simple, no hay espacio para contradicciones ni para más formas. No hay espacio para gritar y callar al mismo tiempo, porque o corres o frenas, o te avientas o te paralizas, no se vale avanzar con miedo, no se puede hablar de ti sin hablar del otro.

En este mundo tienes que entrar en la estructura, no puedes ser mamá sin renunciar a tus aspiraciones por que si sigues luchando por alcanzar tus sueños eres mala madre, mala mujer;  pero si lo dejas de lado entonces eres fodonga. No puedes ser mujer y ser fuerte porque eres marimacha o “casi hombre”. No puedes NUNCA ser valiente porque entonces, eres poco femenina. Lo establecido te obliga a caminar con miedo.

Yo no quiero caminar cuidándome los pasos, porque soy mujer y soy fuerte, soy valiente, te puedo amar y odiar al mismo tiempo, puedo ser buena madre y buena en mi trabajo, puedo comerme al mundo y estar aterrada al mismo tiempo. No quiero que me digan que sentir, que pensar ¡lo único que quiero es sentir y pensar!

Quiero que este mundo aprenda más idiomas, quiero que aprenda a hablar con tolerancia y respeto; quiero encontrar mujeres que se ayuden a crecer, hombres que no piensen que te tienen que “ayudar” con las cosas de la casa o los hijos; hombres que sepan que la responsabilidad es de los dos.  Quiero que este mundo aprenda a decir “te quiero como eres” en todos los idiomas del amor. Mundo, quiero para ti tantas cosas, pero se que no vas a aprender solo así que te voy a enseñar, repite después de mi:

Hola, esta bien si este mundo te aterra, esta bien si no sabes a dónde vas. Te veo, te escucho. Te acompaño en tu decisión, sea la que sea, puede ser que no opine igual que tu, pero entiendo que eso no me da el derecho a decirte qué hacer. Si estás perdida, encuentra mi voz,  deja que te guíe. No estas sola, aquí estoy yo también.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s